Libros leídos en 2017

En 2016 leí 28 libros variados, y, sobre todo, ¡fui capaz de documentarlos! Este año, sigo intentándolo.

  1. La gratitud - Fermín Herrero
  2. Lolita - Vladimir Navokov
  3. Viaje en autobús - Josep Pla
  4. La investigación operativa - Joaquín A. Pacheco Bonrostro
  5. Tropas del espacio - Robert A. Heinlein
  6. Saga (Vol. Uno - Seis) - Brian K. Vaughan
  7. El lobo estepario - Hermann Hesse
  8. Instrumental - James Rhodes
  9. The Well of Ascension - Brandon Sanderson
  10. El centinela - Arthur C. Clarke
  11. Antibiótico - Agustín Fernández Mallo

Enero

  • Lolita - Vladimir Navokov
    Lo-li-ta.

Febrero

  • Viaje en autobús - Josep Pla
    Leer a Pla es una gozada. Es andar sobre barro fresco, que no sucio: barro puro. Y disfrutarlo. Llano, directo, sensato, humilde y peculiar. Sus diálogos son deliciosos (¡cuánto me he resistido antes de rendirme a esa palabra!), sus observaciones, para subrayar cada dos por tres, su sentido común, ¡tan infrecuente! Hacia el final del libro se regodea especialmente en algunos paisajes, y ahí me ha cansado, brevemente. Aún así, lo he leído con tal ligereza que llegar al final me ha pillado por sorpresa. Creo que lo guardaré, me ha dejado con ganas de volver.

  • La investigación operativa (...) - Joaquín A. Pacheco Bonrostro
    Matemáticas imprecisas para resolver mejor problemas muy complejos. Próximamente en Investigación Abierta.

Marzo

  • Tropas del espacio - Robert A. Heinlein
    Hay que leer cosas que desafíen las ideas propias. Muy a menudo estas lecturas solo merecen la pena por conocer el argumentario del oponente ideológico, nada más. En este caso, sin embargo, sumergirse en la mentalidad que transmite Heinlein en este libro provoca una verdadera profundización en la psique de valores patrióticos y militares, y una revisión continua de la visión propia de la moral, la política, el deber, la nacionalidad, la guerra, la libertad, el honor, la educación, la justicia, el castigo y el premio. No es un libro de acción sin sentido contra bichos del espacio, como esperaba, sino más bien una descripción detallada de cómo habría de ser una Utopía del dominio militar que, por la pasión con que incide en ella, Heinlein parece considerar ideal. Personalmente, encuentro a sus tesis un trasfondo perverso del que dudo que sea consciente, pero tal como lo presenta, entiendo el atractivo. No me convence, pero es convincente. Me pregunto cuántos se habrán alistado en el ejército tras leer este libro.

  • Saga (Vol. Uno - Seis) - Brian K. Vaughan

Mayo

  • El lobo estepario - Hermann Hesse
  • Instrumental - James Rhodes

Junio

  • The Well of Ascension - Brandon Sanderson
    El año pasado me leí "El imperio final", la primera parte de esta trilogía, y por fin -tras una muy larga pausa- he terminado este segundo (en una versión con una portada mucho más decente, por cierto). Me ha gustado más que el primero, me ha parecido menos predecible, más profundo y más entretenido. Hay cierta parte que se hace un poco lenta, como a la mitad, pero luego toda la parte final merece la pena. Es una historia muy cinematográfica que, sin embargo, sería bastante compleja de reflejar fielmente en un medio audiovisual. Esta vez me he encariñado mucho más con los personajes. Otra cosa que me gusta de estos libros (en el primero también pasaba) es que aunque sabes que la historia prosigue, el arco de su historia te deja satisfecho.
    Por cierto, este es sin duda el libro más largo que he leído en inglés hasta la fecha (unas 760 páginas). ¡No puedo evitar sentirme orgulloso de haber sido capaz de digerir -con bastante fluidez- un libro tan voluminoso en una lengua ajena!
    Diría que dos de los grandes temas del libro son el deber (unido al liderazgo) y el merecimiento del amor (también la fe es un subtema relevante, al final). Entre los papeles de mi escritorio, he encontrado una cita que saqué del libro sobre el liderazgo:

    El líder no duda de la capacidad de sus seguidores para cumplir sus sueños.

  • El centinela - Arthur C. Clarke

  • Antibiótico - Agustín Fernández Mallo
    No es que no tenga qué decir, es que por dónde empezar.